La corrosión del carácter de Richard Sennett

En La corrosión del carácter, el capitalismo flexible que ataca las formas rígidas de burocracia y los males de la rutina ciega parece ser la nueva forma de subyugar al trabajador, que se ve víctima de un mundo que cambia sin que éste pueda hacer más que adaptarse o morir (figurativamente hablando).

Creo que uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta cuando se leen escritos sociológicos como éste es evaluar de forma objetiva a quién se dirige el autor y conocer su realidad, que tan diferente puede ser de la nuestra. Esto nos permite obtener conclusiones adecuadas a nuestra situación, que nos permitan aprender más sobre lo que nos rodea, y no acerca de los que pasa al otro lado del charco, casi en otro mundo.

Sennett habla acerca que cómo la nueva flexibilidad laboral regida por la reinvención continua de las instituciones, la especialización flexible y la concentración del poder sin centralización afecta a la propia estabilidad emocional de los americanos. Él entiende el trabajo desde el punto de vista protestante en el que éste dignifica al hombre (y le redime ante los poderes cósmicos). Habla de individuos tremendamente móviles tanto en su vida laboral como afectiva, desconectados de comunidad y familia. Por eso parece afectarles tanto el nuevo orden que les aleja de lo conocido y les exige grandes sacrificios en nombre de una carrera laboral de excepción que se ha convertido en el nuevo mediocre.

Sabemos que, de media, un americano cambiará 11 veces de puesto laboral en su vida. No sólo en lo referente a ascensos, sino al número de empresas en las que una persona media que resida en EEUU trabajará. Puede parecer que la lealtad va ligada al compromiso a largo plazo y que la flexibilidad forzada le impide llegar al nivel de servidumbre necesaria de antaño. Parece que se ha perdido una parte esencial del trabajo, el dominio. Lippmann lo definía como “la sustitución de la intención consciente por el esfuerzo inconsciente” y a Sennett le parece la panacea laboral.

Los sujetos descritos sufren un tipo de miedo que Fromm refería como miedo a la libertad, que les impide salir del ciclo que les obliga a cambiar de operaciones laborales cada poco tiempo y que ellos sufren como alteración del propio yo. ¿Pero acaso no somos más que seres que trabajan? ¿Carecemos de cualidades individuales ajenas al entorno laboral?

Es posible que la laxa estructura social y familiar, la convicción de que se pueden hacer amigos de forma inmediata independientemente de la edad y del entorno, de que la gente en la vida de las personas que sufren este miedo y falta de personalidad sean fácilmente reemplazables sea la verdadera fuente de los sufrimientos adjudicados al capitalismo de la nueva era. Es como si cambiar un trabajo de oficina por otro supusiera más alteración de la vida de uno que la sufrida por nuestros abuelos cuando salieron del pueblo en el que habían vivido durante generaciones para emigrar a las ciudades y trabajar en fábricas como mano de obra sustituible o en casas como servicio.

¿Acaso ese miedo no es fruto unos seres débiles y quejicas que no toman responsabilidad de las decisiones tomadas sino que son perennes víctimas de sus circunstancias? El mundo cambia rápidamente, y lo lleva haciendo ya dos o tres siglos. Las revoluciones sociales europeas, la Revolución Industrial, las Guerras Mundiales, la lucha del capitalismo y el comunismo, la libertad de las mujeres son unos pocos ejemplos de cambios tremendamente radicales que las sociedades han tenido que afrontar y superar, ¿y Sennett cree que deberíamos apiadarnos de gente con un nivel de vida líder en el mundo porque sus decisiones les han llevado a una forma de vida con la que no están plenamente satisfechos? Pues que me perdone si opino que todos deberíamos crecer un poco más y dejarnos de niñerías.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s